lunes, octubre 18, 2021

Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús.

El Instituto de las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús es una comunidad religiosa de derecho pontificio. Como Congregación, nos proponemos dar Gloria a Dios, entregándole nuestra vida, viviendo el Amor y la Reparación del Corazón de Jesús, mediante la profesión de consejos evangélicos, especialmente por los votos simples de Castidad, Pobreza y Obediencia, en un régimen de vida común.

Los Signos de las Hermanas Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús

Madre Catalina cuando sintió la inspiración de su Sueño Dorado, es decir formar una comunidad de señoras al servicio de las mujeres, tuvo presente su organización , objetivos, espiritualidad pero nunca habla del nombre que llevarían. Algunos biógrafos afirman que ella, legado el momento de la Fundación, deseaba ponerle algo relacionado con la Virgen; hecho demostrado en el propio nombre que toma para la vida religiosa: Catalina de María.

ES la Misma Catalina quien cuenta en sus Memorias que, la iniciativa del nombre de la Congregación la tomó el Padre jesuita José María Bustamante por su marcada devoción al Sagrado Corazón y el deseo de la propagación de su culto. El nombre de Esclavas surge en un sorteo que hacen los novicios jesuitas entre los 9 oficios atribuidos al Sagrado Corazón: promotor, reparador, adorador, esclavo, amante, discípulo, víctima, suplicante y celador. Es así como esta comunidad soñada por madre catalina 7 años atrás pasa a llamarse Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús. Al respecto Madre Catalina expresa que Nuestro Señor cumpliendo aquellas palabras de que “quien se humille será ensalzado” quiso darnos el nonre humildísimo de esclavas para luego ensalzarlos llamándonos del Corazón de HJesús, siendo éste el título más adecuado inspirado seguramente por quien quiso ser nuestro Amo. Es importante ver como Catalina expresa que la iniciativa del llamado a ser esclavas el del propio Corazón de Jesús y que en el nombre se sintetiza la vida cristiana “quien se humille será ensalzado y quien se ensalce será humillado

Al tramitar las constituciones e Roma, le propusieron a M Catalina cambiar el nombre por el de discípulas o siervas, sugerencia que rechazó y por la cual insistió pues sentía en él el centro de la espiritualidad de su familia religiosa.

El lema surge de la misma espiritualidad del Sagrado Corazón, quien a santa Margarita le expresa : he aquí el corazón que tanto ama a los hombres y solo recibe agravios. Por tanto el ser devoto, mensajero, discípulo, esclavo etc. del Corazón de Jesús, implica amar y reparar, curar y prevenir heridas con la sola medicina del amor.

Madre Catalina fue una mujer atenta y delicada que en toda ocasión y sencillamente, obsequiaba a las personas con las que se encontraba.

Era frecuente que regalara detentes signo de la protección del Sagrado Corazón.

Detente es una pequeña imagen del Sagrado Corazón de Jesús que regalaba Catalina, para portar personalmente que indica la protección del Sagrado Corazón que “Detiene” todo mal o peligro. De allí su nombre detente y una jaculatoria que dice “Ante el peligro “detente! El Sagrado Corazón está conmigo”.

Se entrega cuando hacemos los primeros votos, inicialmente era un escudo bordado, después del Concilio pasó a ser una medalla. Es la imagen del Sagrado Corazón, de modo circular que implica la redondez del mundo a donde estamos llamadas las Esclavas a llevarlo. Al ponernosla o sacárnosla cada día la besamos como signo de comunión con Jesús

Se entrega cuando egresan de nuestros colegios, es lo distintivo de nuestra educación, se llevan los contenidos de cualquier institución pero el plus es la espiritualidad del Sagrado Corazón simbolizada en la medalla. Tiene manos en símbolo que al formar corazones tiene que darlo con sus manos. Es el sello de que pertenecen a la familia de Madre catalina, con mucho gozo se reconocen por ella, la llevan con devoción y orgullo. Varias veces me ha tocado dar una nueva porque la han gastado.

Madre Catalina repite muchas veces que ha sido el mismo Sagrado Corazón quien nos ha elegido, llamado y acompañado amorosamente, de igual modo expresa que la gente que se acerca a nosotras (alumnos, familias) son enviados por el mismo sagrado corazón para que le demos a beber de su misericordia…para que los amemos y reparemos…

Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús, un sueño dorado.

A los 42 años empieza a luchar por su Sueño Dorado, la creación de la congregación de las "Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús"

Catalina de María Rodriguez

Nació en la Córdoba de 1823. Su familia tuvo gran protagonismo político, social y religioso. Ella y sus tres hermanas perdieron a los padres muy pequeñas y fueron criadas por sus tías Catalina recibió la educación rudimentaria de la mujer de la época, leer y escribir las primeras letras y las destrezas culinarias para ser una ama de casa. A los 17 años hace sus primeros Ejercicios Espirituales y allí descubre su vocación de consagrar su vida a Dios, lo que no puede realizar porque en Argentina y sus alrededores solo había conventos de clausura. Se dedica a promover y sostener los Ejercicios Espirituales.

Los sueños de la Beata Catalina estuvieron movidos por dos pasiones, el Sagrado Corazón de Jesús y la Humanidad.

• Es el “sueño” que Dios tiene al crear a cada persona.
• Es el que impulsa al alma a desplegar toda su potencialidad según las circunstancias y desafíos que vaya presentando la vida.
• Orienta a cada persona hacia una misión concreta, en donde la vida logra organizarse y adquirir coherencia.
• Saca a la persona del anonimato, da impulso para ser protagonista de la vida y de la sociedad, con una actitud de sana libertad y originalidad.

La inspiración de “formar una comunidad de señoras con las reglas del Instituto de San Ignacio, para enseñar los domingos la Doctrina a las niñas y asilar a las mujeres que causa pena verlas en peligros obligadas muchas veces de la necesidad”. “Era grande mi entusiasmo y decisión a pasar por todo para conseguir lo que deseaba en lo que no tuve jamás la más pequeña alternativa a pesar de las más fuertes contradicciones”.