«La muerte de mi hijo me hizo descubrir mi misión»

0
511
Pastoral del duelo, Termas de Río Hondo, muerte de un hijo por accidente, amar, reparar
Cecilia es la que está ubicada en el centro junto al grupo de Pastoral del Duelo de Termas de Río Hondo.

Cecilia Soria, Termas de Río Hondo, Santiago del Estero. La santa de la puerta de al lado que reparó el dolor con amor. 

Cecilia se casó hace más de 20 años con Luis y como todo matrimonio joven alimentaban el deseo de ser padres. Fue así que nació Tati, un hermoso niño que alegró la familia, aumentada con la llegada de Joaquín. Allí Cecilia sintió que ya había cumplido con Dios porque había traído el amor al mundo a través de sus hijos y del ejercicio de su profesión de Farmacéutica.

Hace dos años, su hijo mayor murió en un accidente de tránsito y siente que muchas veces la gente no la comprende cuando dice que se siente fascinada con lo que hace. Después de la muerte de su hijo sintió 5 meses de derrumbe, de desolación y en Youtube descubrió videos del P. Mateo Bautista, Doctor en Medicina del Duelo.

Se dijo que su hijo no era solamente la muerte y que algo más debía haber más allá de su dolor, se comunicó con el Padre Mateo quien la animó a ella y a su esposo a animar la Pastoral del duelo en termas de Río Hondo y abrir el grupo resurrección en su parroquia, este grupo cuya página web es www.pastoraldelduelo.org  ayuda a personas que han perdido a familiares.

A Cecilia le costó entender cómo desde su hondo dolor, desde la debilidad anímica que sentía, desde la fragilidad de su familia podía comenzar con este proyecto, que surgía una misión inesperada en su vida.

Afirma que el duelo elaborado tiene un final, que se domina la pena transitando el camino de la cruz, hasta que llega la resurrección. Dice que la muerte no es un tabú, es la condición para la resurrección y su hijo con su muerte y resurrección le trajo la misión de ayudar a otros y hacer sentir a los seres queridos que se han perdido que están presentes. Hay que hablar de la muerte, naturalizarla y mirarla desde la Pascua. Ese anuncio tiene que animarnos a salir del egoísmo, de la superficialidad para disfrutar lo que realmente vale la pena.

Las circunstancias por la que pasé me ayudaron a cambiar los puntos de vista. Desde nuestra propia persona hacia el Kerigma, la presencia de Cristo muerto y resucitado.

Anclada en Jesús, en ese Jesús que le enseñó a conocer su abuela, transita con su Familia formada por Luis, Joaquín, Tati y ella por el camino del amor a los demás que están sufriendo….como los santos de la puerta de al lado.

Por Hna. Silvia Somaré ecj.

En este link más santos de la puerta de al lado