“Madre Catalina, mujer fuerte”

0
110

Los 27 Catalinos Septiembre 2021. Propuesta mensual Oración Familia Carismática. Comunidad de Santa Fe.

La fuerza, la fortaleza es esa capacidad humana que da cuenta de los potenciales de una persona, de esas aristas originales que le permiten llevar adelante su vida, en especial en sus acontecimientos más difíciles.

Si miramos a Catalina, más aún si nos detenemos en Saturnina podemos ver como esta dimensión está puesta de manifiesto a cada paso, en cada huella de su camino, porque Dios la fue configurando con esta gracia y por que ella se dejó configurar por Él, repitiendo a lo largo de su vida “Todo lo puedo en aquel que me Conforta.” (Fil 4, 13).

En este momento de encuentro con ella, dejemos que su vida inunde la nuestra, vayamos leyendo y deteniéndonos en aquellas frases que hoy son una llamada para nosotros:

Mujer fuerte porque te dejaste  acompañar en los momentos más difíciles.

Mujer fuerte porque aún en tus debilidades pudiste construir el Reino.

Mujer fuerte porque no te encerraste en tus propias capacidades, sino que sumaste a muchos a la consecución de tu Sueño.

Mujer fuerte porque las dificultades no apagaron tus sueños más profundos.

Mujer fuerte porque supiste confiar en Dios de quien todo lo esperabas.

Catalina mujer fuerte porque…

En el corazón de Saturnina

Les proponemos adentrarnos en el corazón de Saturnina en los años que transitó desde la Inspiración hasta la Fundación del Instituto, descubriendo en ella esa fortaleza que la sostiene…

Un corazón fortalecido en cada intuición profunda que recibía de Dios…

“Era grande mi entusiasmo y decisión a pasar por todo para conseguir lo que deseaba, en lo que no tuve jamás la más pequeña alternativa a pesar de las más fuertes contradicciones” (Memorias).

Un corazón fortalecido con la paciencia para poder esperar los tiempos de Dios…

“Enredadas en estos inconvenientes estuvimos estacionadas durante algunos meses a pesar nuestro, sin  poder dar un paso adelante” (Memorias).

Un Corazón que se fortalecía al descubrir la presencia de Dios en las personas que la rodeaban…

“Fue de mucho consuelo para mí pues nuestro Señor me hacía ver con claridad su voluntad por medio de estas personas y que no me dejaría esperar mucho tiempo”.(Memorias)

Un Corazón fortalecido por Dios en los silencios y dolores de la vida…

“Quedaba muy contenta sola, en poder de Dios, esperando que algún día, cuando fuese tiempo, me abriría el camino”.(Memorias)

“Sólo Dios sabe cuáles fueron mis angustias en este tiempo. No tenía más vida que llorar; pasaba las noches en vela, hundida en cavilaciones y lágrimas sin el más ligero descanso” (Memorias).

 Un Corazón fortalecido por la experiencia de Dios que acompaña y da cumplimiento a sus deseos más profundos…

“Desde este momento ya no supe más de los asuntos de la casa; pero mi corazón se hallaba satisfecho”

Deteniéndonos en alguno de estos rasgos del corazón fuerte de Catalina, pidámosle a ella en este 27 de Septiembre que nos enseñe a fortalecer nuestra vida en Dios de quien todo lo podemos esperar.